Daniela Durech y Ľuboš Durech

¿Es un nuevo cliente? ¡Regístrese hoy!
¿Es un nuevo cliente? ¡Regístrese hoy!

Daniela Durech y Ľuboš Durech

daniela-durech-and-lubos-durech

Daniela y Ľuboš son de Púchov, una ciudad preciosa de Eslovaquia, pero llevan cerca de 17 años viviendo en la capital, Bratislava. Estudiaron la carrera universitaria de maestros hace diez años, pero las expectativas que se abrían ante ellos no eran todo lo positivas que esperaban.

 

Daniela ya se dedicaba a los cosméticos cuando estudiaba en el instituto. Era una artista del maquillaje y además cantaba en un grupo de jazz, entre otras actividades, para poder llegar a fin de mes. Desde que era niño, Ľuboš siempre quiso ganarse la vida tocando la guitarra, e hizo todo lo que estaba en sus manos para conseguirlo. Tuvo varios proyectos que le fueron bien, dio clases de guitarra, pero pronto descubrió que sus ilusiones y sus expectativas eran muy superiores a lo que hacía a diario.

 

A pesar de trabajar para ellos mismos y en algo que les había gustado hacer desde siempre, llegaron a un punto en el que vieron que se habían quedado estancados y pensaron en qué deberían hacer a continuación. Vistas sus escasas oportunidades laborales, pensaron en montar algo juntos, pero tras varios fracasos decidieron irse a vivir al extranjero y empezar una nueva vida. Justo en ese momento se les presentó la oportunidad de Nu Skin y firmaron un contrato en diciembre de 2008. Trabajaron a fondo, sobre todo en mejorar su formación, conocieron a mucha gente interesante y aprendieron mucho de ellos. Tras cinco años de colaboración con Nu Skin alcanzaron el puesto de Executive Brand Director, organizaron la boda de sus sueños (tras 15 años de novios) y empezaron a viajar por todo el mundo, algo que no habían podido hacer antes por motivos económicos.

 

Daniela perdió a su padre cuando era niña, por eso siempre soñó con crear una familia que pasara el máximo tiempo posible juntos. Por suerte, su marido no tiene que ir al trabajo a diario para luego llegar agotado a casa por la noche, como suele suceder en la mayoría de las familias, sino que pueden pasar tiempo juntos gracias a Nu Skin. “Hemos mejorado de calidad de vida y estamos muy agradecidos porque gracias a una decisión que tomamos hace unos años ahora podemos vivir sin tener que madrugar cada día para ir el trabajo. Podemos organizar nuestro tiempo cada día y cada semana, dedicar tiempo a lo que nos gusta y pasar tiempo con la familia, con nuestra preciosa hija Zoe y con las personas con las que nos sentimos a gusto, que enriquecen nuestras vidas al tiempo que nosotros enriquecemos las suyas. Tiempo: es lo más valioso que tenemos las personas, y podemos dedicarlo a los que están cerca de nosotros y nos necesitan. Es lo que pasa cuando no tienes que preocuparte de ir a trabajar y recibes cada mes ingresos que son fruto de tu esfuerzo y tu trabajo”. Además, Ľuboš se ha preocupado de seguir creciendo y también ha hecho realidad su sueño: toca con un grupo de música muy conocido y lleva varios años subiendo a algunos de los escenarios más importantes de Eslovaquia y Chequia.

 

Los dos colaboran con socios y clientes de varios países de todo el mundo, y gracias a las redes sociales han aprovechado muchísimas oportunidades que se les han presentado: el trabajo que antes tardaban años en hacer ahora lo pueden hacer en unos meses. Y están encantados. Ľuboš y Daniela se muestran especialmente orgullosos cuando ven cómo han triunfado sus socios comerciales, sobre todo los que han empezado con ellos y siguen trabajando con tesón con vistas a labrarse un futuro mejor para sus familias y sus hijos, que quizás un día hereden su negocio.

 

“Las relaciones con otras personas siempre han sido muy importantes para nosotros, y estamos dispuestos a que lo sigan siendo. Es un valor que siempre está ahí. En nuestro equipo contamos con personas que apreciamos, personas que tienen detrás un pasado complicado y que han decidido que no quieren rendirse y aprovechan la oportunidad de hacer realidad sus sueños. Al igual que nosotros, muchos vienen de otros campos... administrativos, emprendedores, empresarios, artistas, jóvenes creativos... les mueve su aspiración a lograr más en la vida y ayudar a los demás a prosperar, y eso es algo que todos tienen en común. Muchos son ahora amigos íntimos nuestros y prácticamente son como de la familia. Estamos encantados de incorporar a nuevas personas y ayudarles a empezar a desarrollar su propio negocio. Y todo es gracias a la oportunidad de acceder a una nueva forma de colaboración completamente novedosa que combina tendencias de todo el planeta, lo último en investigación científica, una buena dosis de innovación y productos de salud y belleza de la máxima calidad, además de los programas constantes de autodesarrollo, un factor de grandísima importancia”.

 

La madre de Daniela también empezó a trabajar con Nu Skin, y hoy ocupa un cargo de liderazgo; ellos también disfrutan ahora de las ventajas de tener un negocio familiar.

 

“Todavía tenemos muchos objetivos y desafíos que queremos superar en la vida, tanto en el trabajo como en el ámbito personal. Sobre todo porque la vida es más alegre y más bonita al lado de nuestra hija de dos años. Estamos muy agradecidos y muy contentos de ver el crecimiento de Nu Skin. Precisamente ahora el plan de pagos se ha sometido a varios cambios históricos, la innovación es constante y gracias a eso tenemos no solo estabilidad, sino también la tranquilidad de ver que podemos prestar servicios a todas las personas que se incorporan con nosotros. A lo largo de nuestra trayectoria, todos estos años hemos seguido nuestro lema: ‘Hay que apuntar siempre a la Luna, porque aunque falles, al final llegarás a las estrellas’.

 

Daniela Ďurech y Ľuboš Ďurech

Unirse a Nu Skin Conviértase en distribuidor/a