Blue Diamond

la-recognition-blue-diamond

Colombia
Claudia Velasquez

co-claudia-vasquez

Mi nombre es Claudia Velásquez, de Medellín, Colombia; estilista, felizmente casada con un hombre maravilloso, Erney, y con dos hijos que son de los regalos más grandes que Dios me ha dado, Melissa de 19 años y Andrés Felipe de 12. Una de mis grandes pasiones es ayudar y servir. Mi gran afición es ir al Gym, ejercitarme, tener un estado de salud óptimo.


Conocí a Nu Skin, por una amiga. Me llamó la atención los cambios inmediatos, pero como negocio nunca me lo presentaron, solo me contaron que podía ganar si alguien me compraba una tecnología. Y si, efectivamente pasaron 8 días de yo utilizar el producto y los cambios en mi piel fueron notorios. Mis amigas las adquirieron y comprobé que era verdad –gané dinero porque ellas compraran. Duré 2 años y medio vendiendo. Conozco a Caroline reyes y a Fernando Toro, mis hermosos patrocinadores, diamantes azules de la ciudad de Cali, y Caroline me dice “tú no estás haciendo el negocio como es. No es vender”. Vino a Medellín, me enseñó que tenía que seguir un sistema y es así como al mes me hago ejecutiva.


Mis inicios en Nu Skin no fueron fáciles porque ya no vendía, sino que me dediqué a buscar personas que hicieran el negocio; era otra cosa totalmente diferente, cambiarle el “chip” a las personas fue algo duro. Mi gran éxito fue cuando logré mi título de rubí y me gané mi primer viaje de éxito a Jackson Hole. Lo compartí con mi hija que fue mi primera robadora de sueños. Llegando al hotel vimos la habitación con el gran lujo que tenía, los regalos y la gran bienvenida que nos tenía la compañía y mi hija me pedía perdón, y le dije, hija todo lo estoy haciendo por ustedes.


Les confieso que otra persona que no creía en el proyecto era mi esposo, aunque en el producto sí. También era un robador de sueños, pero como le demostré con trabajo y resultados que era verdad, ¡ahora ya cree! Él es mi gran por qué, ya que él vive en México y yo en Colombia. Hago Nu Skin para obtener los ingresos que me permitan ya no estar lejos de él y sé que con la ayuda de Dios lo lograré, y ahí voy, poco a poco recogiendo los frutos.


La madurez que he adquirido en este negocio es grande. He entendido que para tener éxito hay que ser disciplinados y trabajar. He logrado los títulos, la verdad, sin darme cuenta. Eran mis lindos patrocinadores los que me decían que los había logrado, y este nuevo título de diamante azul tampoco lo esperaba y recibirlo de nuestro presidente, Scott, fue mucho más emocionante y valioso para mí; el que haya sacado el tiempo de hacer un video y felicitarme por mi nuevo título de DIAMANTE AZUL, no tiene precio. Estos detalles son los que hacen a Nu Skin diferente a otras compañías, por eso la amo y defiendo, lo único que he recibido son cosas buenas.


Tengo una bendición de equipo. Sin ellos no hubiera sido posible lograrlo.


Mi consejo más grande para todos los que están iniciando y para los que llevan un tiempo con Nu Skin es que tenemos que dejarnos enseñar por los exitosos. He recibido consejos de grandes líderes: Caroline y Fernando, me enseñaron que debía tener humildad para aprender y trabajar con amor. Gloria Montaño, Diamante de Bogotá, me dijo nunca pierdas tu esencia, se siempre tú. Angelica Herrera, Team Elite, me dijo, ya eres diamante, no te vayas a relajar, trabaja como si siempre fueras distribuidora. Eso hice. Mis gerentes de cuenta, Alex y Paulina, son mi apoyo más grande en los momentos difíciles. Mi esposo me dijo, amor, ojo, este es un negocio de personas – las tienes que valorar. Y mi lindo Presidente Scott solo me dijo, Claudia, la palabra mágica para tener éxito en este negocio es TRABAJAR. Solo hice caso y estos son los resultados.


Este gran logro se lo dedico a Dios, a mi gran familia de socios, mi esposo, mis patrocinadores, pero principalmente a mis lindos hijos. Ellos han hecho muchos sacrificios, pero ya saben por qué su mami trabaja y por eso quise que estuvieran conmigo en la foto. Luchen por sus sueños; de verdad, vale la pena. Recuerden la palabra mágica “trabajar”, ahí está todo. Si yo pude todos ustedes también. Mil bendiciones y nos vemos en el viaje a Barcelona.

Divider