Yolanda Garcia y Karin Frydland (Venezuela)

Yolanda Garcia y Karin Frydland (Venezuela)

Esta es mi historia Nu skin. Somos tres en la familia. Mi madre, mi hija adolescente y yo. Luchadoras, trabajadoras siempre en búsqueda de estabilidad.  Mamá fue la primera en entrar al negocio con sus 71 años de edad. Veía las necesidades que teníamos las tres en el hogar y ella decide ayudar. Tenía un don de abordar y captar gente que su red de distribuidores comenzó a crecer. Yo, madre soltera en la búsqueda del éxito por 15 años en empresas de mercado en redes, sin éxito, ya  había tomado la decisión de no entrar en ninguno más porque no veía los resultados que yo esperaba.  En esos días alguien me dijo que yo era el resultado de lo que había hecho por 5 años, y yo me pregunte  Quien soy?  Y no era nadie, no había crecido en nada. Mi estabilidad y mi situación económica eran nula;  que ni siquiera tenía para comprarle a mi hija un helado de Mc Donalds.   También me llamo mucho la atención,  la misión de la compañía. Siempre nos hemos dedicados a dar, dar, dar sin mirar a quien y sin esperar nada a cambio. Y que bello fue cuando supe que íbamos a ser una fuerza del bien en el mundo para ayudarle a cambiar la calidad de vida a los demás, y me dije, esto es lo que yo quiero, y es allí cuando decido trabajar junto con mi  madre.  No fue fácil al principio pero tenía sueños, tenía un porqué y eran mi hija y mi mamá. Poderle pagar la universidad  y sus estudios posteriores y poderle cumplir los sueños a mi madre de poder salir del país y viajar en avión. Recuerdo cuando recibimos una cierta cantidad, después de pagar deudas y compromisos, les dije a las dos que tenía una sorpresa y que nos fuéramos a comprar no una barquilla sino unos sundaes de Mc Donalds y nos sentamos felices a disfrutarlos. Fue inolvidable. Nu Skin cambio nuestras vidas. Cada día crezco espiritual, profesionalmente. Cada día me capacito mas como empresaria, educándome, trabajando para obtener los resultados. Mamá logró el sueño de viajer en avión y fuimos al viaje del éxito a Hawaii. Y todos los que faltan! El año entrante 2015 será un reto para nosotras en calificar a Diamante Azul. El Cielo nos acompaña y tendremos siempre el placer de ver como damos la oportunidad a todo aquel que quiere cambiar su calidad de Vida. Gracias a nuestro esfuerzo, y sobre todo a nuestra gran compañía Nu Skin.  

 

Agradecemos parte del logro de nuestro crecimiento a nuestra patrocinadora por su humildad y sencillez. A nuestros líderes ascendentes por su constante apoyo. A dos ejecutivos directos que lograron sus viajes antes que nosotras, fueron en momentos nuestros de caída, un apoyo del TU puedes. A nuestro gran y hermoso equipo que cada día estamos más unidos. Y por supuesto a todo el Call Center y personal ejecutivos de Nu skin por su apoyo y motivación incondicional. DIOS LOS BENDIGA! 

 

Divider