Angela Sonia Faust

Angela Sonia Faust

Angela_Sonia_Faust_Diamante

Con 21 años y 23 años siendo ambos estudiantes, libertarios, y apasionados por los viajes, la fotografía y la música intentábamos conciliar la idea de ser profesionales y tener un buen pasar económico con la libertad de estar en diferentes escenarios del mundo y disponer nuestro tiempo… y nos resultaba imposible. Yo enseñaba baile y me dividía en dos carreras universitarias, y Ludovico, mi novio y mejor socio, trabajaba de fotógrafo y estudiaba también. Fue justo ahí cuando conocimos Nu skin. Provenientes de familias de abogados, médicos e ingenieros agrónomos entendimos que ser dueños de negocios o ser empleados no nos ofrecía alcanzar nuestras metas personales.

 

Nos subimos al proyecto, y cumplimos nuestras primeras metas de viajar juntos, pero recién cuando fuimos a la Convención de las Américas entendimos que esto era más que ingresos extras: era un estilo de vida. Una cultura. Volvimos super motivados, enfocados en ayudar a nuestros equipo y dispuestos a “dejar todo en la cancha” por el viaje a Alaska que estaba en nuestro collage de sueños. Y así lo hicimos. Hubo piedras en el camino pero con enfoque diario y el apoyo de nuestros uplines María Victoria Giordano, Federico Giordano y Gonzalo Farre, Michael Hatch, Steve Webber y Blake Tillotson, con la buena energía de nuestros crosslines, y por supuesto con la confianza de nuestro equipo logramos una meta que resignificó nuestra visión del negocio en cosmovisión a la hora de evaluar la vida. Entender que acá trabajamos por el derecho a la elección diaria, a la decisión libre, a la posibilidad de concretar los sueños de nuestro equipo nos forjo una convicción tan alta que hoy entendemos que los peores momentos pasaran a ser los mejores consejos, y que todo lo que haya que pasar siempre va a valer la pena porque ninguna herramienta será tan coherente con nuestros ideales y tan apropiada a la hora de contagiar de iniciativa a las personas que nos rodean. Sabemos que el crecimiento en este negocio no es solo económico sino también personal y por eso es necesario aprender tanto en el camino, porque cada prueba es nuestra historia team elite.

 

Estamos enteramente y eternamente agradecidos con nuestros uplines y equipo. Hacía tiempo nos habíamos olvidado de soñar y hoy sabemos más que nunca que el mundo pertenece a quien se atreve. Este negocio nos regala tres cualidades: humildad, empatía y paciencia, por eso sean humildes y peguense al sistema, sean empáticos y perdónense y aprendan de sus errores y de los de su equipo, pero sobre todo sean pacientes y NUNCA NUNCA NUNCA se rindan, porque la montaña más dura de escalar es la que mejor vista tiene.

 

Angela Faust y Ludovico Mack.  

Divider