Tünde Bartha

¿Es un nuevo cliente? ¡Regístrese hoy!

Tünde Bartha

Bartha Tünde siker története

Antes de poner en marcha mi negocio Nu Skin, trabajé de comercial y de empleada en una fábrica a cambio de un sueldo que no me llegaba para nada, pero siempre supe que mi destino en la vida no era dedicarme a ninguna de esas dos cosas ni vivir sometida a un estrés constante. Y lo sabía porque sentía que mi vida iba a cambiar, que yo iba a hacer algo para cambiarla, aunque por aquella época no tuviera ni idea de cómo hacerlo ni a qué campo dedicarme para lograrlo.

 

La oportunidad de trabajar con Nu Skin surgió en mayo del 2016, cuando mi hijo tenía once meses y yo llevaba ya diez viviendo en un centro para madres. Por aquel entonces, me ocupaba de cuidar a mi hijo. Al ser madre soltera y no tener a nadie con quién dejarlo mientras me iba a trabajar, me puse a pensar seriamente en algo que pudiera hacer desde casa cuando el niño cumpliera dos años. Antes de que se me presentara esta oportunidad, me planteé empezar a ganchillar o aprender a hacer galletas caseras para ganar dinero trabajando desde casa junto a mi hijo. Pero fue entonces cuando Nu Skin me encontró... y me salvó.

 

La primera vez que oí hablar de Nu Skin, no fui consciente de la oportunidad que tenía delante, ya que lo único que me interesaba en aquel momento era ganar un dinero extra. Estaba muy satisfecha con lo que obtenía con la venta de los productos, pero los mentores de la línea ascendente me abrieron los ojos y me ayudaron a ver el mundo de posibilidades que se abría ante mí. Cuando de verdad entendí todo lo que podía ofrecerme este negocio, me volqué de lleno en él para poder aumentar mis ingresos desde casa y, al darme cuenta de todo lo que podía hacerse, mis expectativas fueron aumentando con el tiempo.

 

Soñaba con no tener jefe ni un horario fijo, con trabajar desde casa cuando quisiera y poder ver crecer a mi hijo a mi lado. No quería ser la típica madre que solo ve a su hijo por las noches y los fines de semana por culpa del trabajo. El padre de mi hijo murió y, ya que no tiene padre, quería que al menos tuviera a una madre junto a él en todo momento. Como madre, mi mayor motivación es mi hijo, al que quiero con toda mi alma. Otro sueño que se va a cumplir es tener mi propia casa. Provengo de una familia humilde que vive en un pequeño estudio, así que quiero ofrecerle a mi hijo la habitación que yo no tuve en mi infancia, no porque mis padres no quisieran dármela, sino porque no tenían medios para hacerlo.

 

Soy la persona más impaciente del mundo pero, desde que trabajo en este negocio, he aprendido a controlarlo; además, Nu Skin también me ha enseñado a salir de mi zona de confort y a confiar más en mí misma. Siempre he sido la típica persona incapaz de hablar en público, que pierde el control cuando hay cinco personas atentas a lo que dice, pero para aprender a nadar hay que lanzarse a la piscina. Si no lo intentas, es imposible que descubras qué es lo que estás haciendo mal y qué es lo que tienes que hacer para mejorar. Mi experiencia más inolvidable con Nu Skin fue cuando hablé por primera vez delante de cientos de personas en la Cumbre del Éxito de Balatonfured, en marzo del 2017, cuando me dieron el título de Ruby. Estaba muy nerviosa y asustada al pensar que tenía que hablar delante de tantísima gente, pero superé mi miedo. Gracias a Nu Skin he vivido muchos momentos dignos de recordar, que permanecerán para siempre en mi mente, mi corazón y mi alma. Desde que fui a Apulia en mi primer Viaje del Éxito hasta que me invitaron al congreso mundial en Utah, pasaron muchas cosas por las que siempre estaré agradecida a la empresa.

 

Definir objetivos siempre ha sido y sigue siendo algo muy importante en mi negocio, porque si no me hubiera marcado objetivos y esforzado tanto por alcanzarlos, no habría llegado hasta donde estoy ahora. Cuando empecé a entender mejor este negocio, también comprendí que necesitaba ponerme metas para triunfar y hacer todo lo que estuviera en mi mano para alcanzarlas. Me marco nuevos objetivos todos los meses y los escribo para poder visualizarlos a diario, para centrarme en ellos y conseguir que al terminar el mes se hayan convertido en una realidad.

 

Al principio de todo, cuando comienzas a trabajar en esto, no sabes muy bien en qué consiste, pero en cuanto haces algunos pedidos y tu mentor te indica los pasos necesarios para tener éxito, sabes exactamente hacia dónde vas, por qué te dedicas a este trabajo y cuáles son tus metas. Si no tienes claras tus aspiraciones, tus motivaciones y tus sueños, puede llegar un punto en el que tengas dudas e incluso te des por vencido.

 

He vivido muchos momentos duros en este negocio, pero he conseguido superarlos. Me he dado cuenta de que, para tener éxito, es necesario superar fracasos y momentos difíciles, que probablemente harán que te sientas desanimado, pero que te convertirán también en una persona más fuerte en este negocio. Cada vez que un Ejecutivo o un Ruby de mi organización se rendía, lo sentía como un fracaso, pero me he dado cuenta de que si ellos realmente no querían triunfar, yo no podía hacer nada al respecto. He ayudado a mi equipo a sobreponerse a fracasos y momentos difíciles en este negocio, enseñándoles a pensar de forma positiva, a no quejarse, a reflexionar sobre lo que hicieron mal y sobre lo que deberían hacer de otra forma la próxima vez para conseguir buenos resultados. Les he hecho entender que cuanto más positivos sean, mejor irá su negocio. He tenido muchos momentos de debilidad en los que me he planteado dejarlo, pero esos momentos no han durado mucho, porque odiaba tanto el sitio en el que trabajaba antes que prometí que nunca más volvería allí y que haría todo lo posible por conseguir que mi negocio fuera bien y no dejara de crecer.

 

Para tener un negocio en constante crecimiento, tienes que enseñar a tu equipo a trabajar en equipo, y el mejor ejemplo para ello eres tú misma: tienes que trabajar en equipo para que ellos copien tu estilo y tu actitud, tienes que enseñarles lo que has aprendido, a que sigan tus pasos, porque si les enseñas cosas que ellos no pueden imitar, tu negocio no va a prosperar.

 

En estos momentos, me siento muy optimista y entusiasmada por lo que me espera en mi negocio, porque me veo avanzando por el camino del éxito. Mi objetivo ahora mismo es ayudar a la mayor cantidad de gente posible a llegar tan lejos como sean capaces, porque la única forma de ayudar a los demás es ayudarte a ti misma. Muchas gracias a Nu Skin por lo que nos ha ofrecido a mi equipo y a mí.

                                       

Unirse a Nu Skin Conviértase en distribuidor/a