Suzanne Den Boer

Suzanne Den Boer

Suzanne Den Boer

Antes de incorporarme a Nu Skin, trabajaba en una oficina 36 horas a la semana, pero lo hacía sin ningún entusiasmo. Era lo que se considera una “persona normal”: iba al trabajo, volvía a mi casa, veía la tele, me iba a dormir, me levantaba al día siguiente... y así un día tras otro. No era feliz; nunca me gustó trabajar para otra persona. Apenas tenía tiempo para pasarlo con mi familia y amigos, y no le veía ningún futuro a esa clase de vida.

La primera impresión que me produjo Nu Skin fue muy positiva. No tenía ni idea de en qué consistía aquello, pero supe que quería hacerlo. A partir de ese momento empecé a trabajar 24 horas al día, porque sabía que era el trabajo perfecto para mí. Lo primero que me impresionó de Nu Skin fue su plan de compensación. Enseguida me di cuenta de la libertad que podía tener si lo aplicaba y de la posibilidad que me brindaba de ayudar a otras personas a conseguir la misma libertad. Al estar acostumbrada a un ambiente de trabajo frío, me sorprendí muchísimo al acudir a mi primer evento y conocer a personas tan agradables y amables, aunque tuvieran un título pin de nivel superior.

No es que mi familia sea muy grande, pero está repartida por todo el mundo y, desde que era pequeña, siempre he soñado con tener una casa enorme en la que poder juntarnos todos. Y no solo reunirlos, sino también darles todo lo que siempre han deseado. Mi éxito y mi felicidad pasan por ellos, y hacerlos felices hace que me sienta una triunfadora y me motiva a seguir adelante y a querer más.

Mi mayor motivación ha sido siempre la libertad. Lo vi en cuanto descubrí Nu Skin y, mientras ponía en marcha y desarrollaba el negocio, empecé a entender el potencial que tenía en mis manos. Cuanto más trabajaba, más éxito tenía, más libre me sentía y mayores eran mis ganas de trabajar. El negocio Nu Skin me ha cambiado de los pies a la cabeza. Mi vida ha cambiado, me levanto feliz por las mañanas, hago lo que me llena y tengo tiempo para disfrutar de mi familia y mis amigos. Personalmente, no dejo de crecer, aprender y ponerme retos, saliendo de mi zona de confort y alcanzando metas que nunca habría imaginado. Mi experiencia más inolvidable ha sido mi primer Viaje del Éxito a Utah en el 2018, durante el cual he podido vivir experiencias con las que ni siquiera había soñado. El hecho de poder compartir este increíble viaje con otros líderes de muchos países diferentes, escuchar sus historias, visitar la empresa y conocer a Sandie Tillotson fue una experiencia que nunca olvidaré.

Una meta es un sueño que se convierte en realidad y, para alcanzarla, se necesita tener un plan y una visión de ella muy claros. Por eso, es importantísimo no limitarse a escribirla en un papel, sino ilustrarla con imágenes, dibujos y fotografías para que sea lo más realista y personal posible. Para que tu negocio siga creciendo, es necesario contar con un plan de acción preciso: reclutar constantemente a nuevos miembros, realizar un buen seguimiento de tu equipo, brindarles toda la formación que necesitan y felicitarlos por cada paso que avanzan son acciones que se traducirán en un crecimiento continuo del negocio.

Si quieres triunfar, tienes que concentrarte en tu principal objetivo todos los días, y eso no es fácil. Lo que yo hago es recordarme a mí misma la vida que tenía y lo infeliz que era antes de incorporarme a Nu Skin. Gracias a esa imagen, he conseguido transformar siempre lo negativo en positivo, salir de mi zona de confort y alcanzar metas más ambiciosas.

Liderar con el ejemplo es muy importante, y por eso tengo un plan con diferentes etapas para garantizar que los miembros del equipo evolucionen satisfactoriamente. Todas las semanas organizo sesiones de formación en directo para proporcionarles los conocimientos y las herramientas que necesitan para hacer crecer su negocio. Además, con el fin de darles reconocimiento y motivarlos, les ofrezco la posibilidad de impartir las sesiones, de forma que puedan aprender y salir de su zona de confort. Una vez al mes los llamo por teléfono para definir objetivos y realizar un seguimiento. De este modo, puedo detectar fácilmente quiénes tienen una actitud positiva y animarlos a que continúen así, o identificar a aquellos que pasan por dificultades y tratar de ayudarlos a transformar la energía negativa en positiva.

Gracias a Nu Skin, la frase “si quieres ir rápido, hazlo solo; si quieres llegar lejos, hazlo acompañado” ha cobrado un nuevo significado. Y esto no ha hecho más que empezar.

Divider