Tiziana Assmann

Tiziana Assmann

tiziana

Siempre he sido una mujer con objetivos y sueños, y para mí, el crecimiento y el desarrollo son emocionantes. Nací y crecí en la antigua República Democrática de Alemania, aprendí dos profesiones y estudié. Quería decidir cómo vivir la vida, viajar y probar cosas nuevas; por eso, "en secreto" emigré a la República Federal de Alemania con mi hija, incluso antes de que la frontera interior entre las dos Alemanias se abriera.

 

Siempre me he esforzado en el trabajo y he sido fiable y creativa. Como madre joven, aprendí pronto a asumir responsabilidades. Mis jefes lo vieron y rápidamente me pusieron en puestos con mucha carga de trabajo y que conllevaban mucha responsabilidad y representatividad. En esos años, aprendí lo que significa trabajar duramente, ganar un salario estándar y no tener suficiente tiempo. Entonces era habitual cambiar tiempo por dinero.

 

Cuando mi hijo nació, aproveché la oportunidad para dejar de ser una empleada y empezar mi propio negocio. Lo que vino después fue una fase de mucho trabajo para poner en marcha el emprendimiento, mucho gasto de formación y pagos por adelantado a cambio de los artículos que necesitaba para cada nueva temporada. Durante unos años, el saldo entre mis esfuerzos y los beneficios no fue demasiado motivador,

pero había tenido suerte y el coraje suficiente para convertir mi afición en un negocio. Algunos locutores de TV y la prensa empezaron a mostrar interés en mis servicios como consultora de imagen y estilo, por lo que mi negocio creció, y mis ganancias diarias por fin llegaron a ser aceptables. Sin embargo, a causa de esa publicidad, tuve que viajar más. Amaba mi trabajo, me encantaba trabajar, pero no tenía tiempo para nada, me sentía cada vez más exhausta y no estaba segura de cómo podría mantener aquel ritmo. Pero ¿qué alternativa tenía? De nuevo, estaba cambiando tiempo por dinero.

 

Un día, iba de camino para asistir a un programa de TV, cuando mi tren se canceló, y así fue como me encontré con Doris Postelt en la estación de tren. Nos volvimos a ver seis meses más tarde, y cuando me habló acerca de Nu Skin, todo lo que pensé fue que aquello significaría todavía más trabajo, y el negocio no me interesó en absoluto. No obstante, quise tener de inmediato el Galvanic Spa. Unos meses antes, me había visto en un aparato de televisión de alta definición y pantalla enorme, y me había dado cuenta de que el estrés permanente había dejado huella en mi rostro.

 

Utilicé algunos productos Pharmanex, productos ageLOC y el Galvanic Spa, y rápidamente empecé a sentirme más cómoda con mi piel, y el contorno de mi cara empezó a mejorar visiblemente. Otras personas también se dieron cuenta de mi cambio. Yo estaba sorprendida de haber conseguido aquellos resultados en tan poco tiempo, y compartir mi entusiasmo con otras personas me ayudó a conseguir mis primeros clientes Nu Skin. Fue divertido y fácil, y decidí intentar también la parte del negocio.

 

El 27 de agosto de 2010 marca mi comienzo con Nu Skin. Tres meses después, me convertí en Ejecutiva, porque quise ganar rápidamente la comisión más alta. Poco a poco, empecé a comprender que crear y formar a nuevos líderes permite a todos tener tiempo Y dinero. Solo tienes que hablarles a otras personas acerca de esta oportunidad. Lo que me también me convenció fue que, gracias a la ciencia detrás de ageLOC, se puede mantener un aspecto atractivo durante mucho tiempo, y se puede mantener la vitalidad hasta una edad avanzada. A lo largo de mi vida, ya había probado muchos productos, pero esta diferencia fue un total descubrimiento para mí: quería seguir ese camino. En diciembre del 2011, conseguí el pin Gold; en febrero del 2012, Lapis; en marzo, Ruby, en mayo, Emerald; en julio del 2012, Diamond, y desde 2014, soy Blue Diamond. Una vez se activa el interruptor, todo sucede muy deprisa.

 

Estoy muy agradecida por todos los cambios y por la ayuda que he recibido de la empresa y de los patrocinadores. Mi calidad de vida ha mejorado muchísimo: todavía me encanta mi otro negocio, pero ya no necesito decir que sí y viajar lejos para hacer cualquier trabajo que me ofrezcan. Además, me gusta estar al mismo nivel que mis socios en el negocio, sin una jerarquía de por medio. Aunque todos somos independientes e iguales, trabajamos juntos en equipo, lo que ha sido útil, no solo al principio. Ya no tengo que volver a trabajar sola. Tampoco hace falta un almacén, ya que la compañía se encarga de la logística, y no hay gastos por mano de obra o alquiler de un local. Hoy, puedo hacer mis dos horas y trabajar desde cualquier lugar del mundo, y para mí, eso es un activo importante.

 

Una vez leí que "la coincidencia es algo de lo que tú eres responsable". La elección de utilizar esta oportunidad es algo que cada uno tiene que hacer por sí mismo. Puede que piensen que mi historia ha terminado aquí, pero para mí ¡esto es solo el comienzo!

Divider