Sidsel y Mari

Sidsel Humberset y Mari Harberg

sidsel_mary

Al principio, conocí Nu Skin a través del BioPhotonic Scanner de Pharmanex® y LifePak, y durante mucho tiempo fui una fiel clienta. En aquel momento no entendía la oportunidad de negocio, pero Kjersti y Nicolai estaban en contacto y me hicieron un seguimiento estupendo. Vieron en mí un potencial que yo misma no veía. En aquel momento, dirigía un gran centro de fitness en Bergen, y formaba parte de varias juntas directivas, al tiempo que formaba y aconsejaba a emprendedores. Mis días estaban siempre muy ocupados, y a veces me preguntaba si sería siempre así. Después de algunos años siendo clienta de Nu Skin, asistí a una de las presentaciones de Nicolai, y decidí lanzarme a la oportunidad de negocio de Nu Skin.

 

Mi línea ascendente y mis mentores Kjersti y Nicolai me dieron un apoyo increíble desde el principio... y aún lo hacen. Su consejo era que siempre estuviera abierta a aprender, que me pusiera objetivos y que nunca tirara la toalla.

 

Uno de mis objetivos era construir algo que mis hijos pudieran heredar. Así que era natural que introdujera a mi hija Mari en el negocio cuando cumplió 18 años. De tal palo, tal astilla: le costó algún tiempo darse cuenta de lo especial que es esta oportunidad.  

 

Mari había empezado a estudiar enfermería, pero a mitad de sus estudios empezó a dudar de su educación y de la situación financiera en la que se encontraría cuando terminara. Se dio cuenta de que nunca podría vivir la vida que deseaba o hacer realidad sus sueños y objetivos con un sueldo de enfermera. Fue al darse cuenta de eso cuando empezó a comprender realmente todo lo que la oportunidad de negocio Nu Skin podía hacer por ella. Entendió que con Nu Skin como socio podría alcanzar sus sueños y objetivos. Así que decidió cambiar de ruta y aprovechar la oportunidad que Nu Skin le ofrecía.

 

Nuestro negocio ha crecido desde entonces y nos apoyamos y nos complementamos mutuamente. Somos madre e hija, y ese es un lazo que nunca se podrá romper. Conocemos las cualidades y defectos de la otra y sabemos que nuestro negocio irá cada vez mejor. Trabajamos bien juntas, así que para nosotras fue la decisión correcta.

 

Asistimos al Ruby Trip en marzo de 2014, lo que era uno de nuestros grandes objetivos. ¡Nunca olvidaremos esos días! Todo estaba preparado para nosotros, y nos cuidaron en todos los aspectos. El día que visitamos las oficinas centrales fue muy especial: nos encontramos a Steve Lund, aprendimos cómo trabajan los científicos y descubrimos los que la iniciativa Nourish the Children hace por las madres que sufren SIDA en Malawi. Tener estos socios nos llena de un orgullo inquebrantable.

 

Conseguir ir al Ruby Trip marcó el principio de nuestro viaje hacia objetivos más lejanos. Nuestros objetivos se van haciendo más ambiciosos según nosotras mismas vamos creciendo. Es genial que nos hayan dado la oportunidad de trabajar juntas, dos generaciones, con una compañía tan especial y una oportunidad de negocio única. Nos da la posibilidad de perseguir nuestros sueños y vivir la vida que queremos, tanto juntas como por separado.  

 

Los objetivos se alcanzan trabajando junto a otra gente, y para nosotros, la posibilidad de formar equipo con gente positiva y generosa es muy importante. Nuestros socios más importantes están dentro de nuestro equipo. Muchos comparten nuestros objetivos y sueños: marcar la diferencia en sus vidas y en las vidas de los demás. En este negocio, no solo conoces a gente nueva, sino que además aprendes más sobre ti mismo. Cada día aprendemos algo nuevo. Nuestra línea ascendente son nuestros modelos, y como este negocio se basa en la duplicación en más de un nivel, también tenemos la ambición de ser modelos para nuestra línea ascendente.

 

Estamos muy agradecidos por el gran apoyo que recibimos de Nu Skin, de Jostein Bodal y del competente equipo de Account Managers.

 

Estamos impacientes de descubrir qué nos deparara nuestro viaje y del futuro que nos imaginamos con nuestro fantástico socio. Gracias por esta oportunidad de negocio única que ha hecho que nuestros sueños se hagan realidad.

 

Sidsel Humberset y Mari Harberg

 

Divider