Ilona Mária Bánházi

Ilona Mária Bánházi

banhazi_maria_ilona

El mero hecho de que usted esté leyendo esto significa que en este momento está buscando algo: está buscando oportunidades de leer sobre las personas que han tenido éxito, ¡para poder usted también ser libre como ellos!

 

Empecé a hacer negocios con Nu Skin® a los 23 años, y ahora, a los 29, soy una jubilada rica… La primera vez que oí hablar de Nu Skin® en agosto de 2004, en un barrio de mi ciudad Oradea, estaba sentada en el coche de mi mentor Ottó Balogh. Había sabido desde siempre que el marketing en red me llevaría al éxito, y cuando Otto empezó a hablar, volví a tener esa sensación. Eso es todo. Ottó hablo está vez de una forma muy diferente a como lo había hecho antes. Tendrían que haber visto sus ojos; tenía un brillo especial porque estaba planeando haber algo grande, y yo no me quería quedar fuera de ello…

 

Así que, ahí fue donde comenzó la época “rock ‘n’ roll” de mi vida; y aún continúa. ¿Por qué me refiero a ella de esta forma? Bueno, pues porque si tiene una vida anodina pero planea entrar en el negocio de Nu Skin® con todas sus ganas, le garantizo que no se va a aburrir. Esta es una oportunidad para los muy valientes. Es para las personas que quieran convertirse en creadores, que quieran poner en pie algo que siga teniendo significado un día tras otro. Aquí estamos haciendo historia… Es un viaje maravilloso y sólo depende de usted el tiempo que va a durar. ¡Pongámonos en marcha!

 

En septiembre de 2004, mi patrocinador y yo fuimos a la primera sesión abierta de Károly Váczy. No entendí mucho. Lo único que sabía era que tenía que llegar a Ejecutivo. Lo que vi en los ojos de Kari fue una visión, y esto era suficiente para mí.

 

Yo empecé con 23 años. Los que eran más mayores que yo no me tomaban en serio. En otras palabras, no tenía mucha credibilidad. Tenía muy poca experiencia en la vida y ninguna formación como emprendedora. Mis padres me miraron de una forma extraña cuando les anuncié que ya no quería hacerme médico. Se suponía que iba a ser médico como mi madre y mi hermano. En vez de eso, les dije que había encontrado una manera de hacer a la gente más sana, más libre y más feliz, todo a la vez.

 

Era estudiante, así que empecé en el negocio con 50 euros. No tenía teléfono, ni coche, pero tenía algo mucho más valioso: tenía un gran sueño, y por supuesto, la confianza que mi mentor tenía en mí. ¡La única forma que tengo de expresar lo agradecida que estoy por esto es mostrando a millones de personas cómo alcanzar el éxito!

 

Este negocio te lo da todo. Conocí a László Juhász gracias a Nu Skin®, ¡es un líder increíble! Ha sido mi pareja desde marzo de 2007, y vivimos juntos desde entonces. Nuestro objetivo es construir un imperio Nu Skin®, lo que significa que además salvamos muchas vidas.

 

Este negocio es mi vida. Gracias al fuerte bagaje de Nu Skin – S7S como lo llama Nathan Ricks - ahora, a los 29, me he encontrado a mí misma y disfruto de la vida. Soy una “jubilada rica”. Tengo socios comerciales en muchos países, incluidos Rumanía, Hungría, Austria…y quién sabe cuántos más en el futuro.

 

Lo que he recibido además ha sido un desarrollo constante en sesiones de formación, amigos de verdad y un gran equipo, real y ético. Ellos son mi segunda familia. ¡Los adoro! Por lo tanto, mientras siga viva, seguiré creando gente libre con la ayuda de la oportunidad Nu Skin® y el eficaz sistema de formación S7S.

 

Estoy muy agradecida a mis patrocinadores, a Norbert Balogh, a mi mentor Ottó Balogh, a Károly Váczy, a Kenton Worthington que tiene un corazón enorme y a Nathan Ricks. Me gustaría dar las gracias a mi línea descendente, con los que podemos crear y que representan un auténtico valor. A mi equipo: me llenará de orgullo, algún día, leer vuestras historias de éxito aquí...

 

“La fe significa creer en lo que no puedes ver. Como recompensa por esta fe, verás aquello en lo que crees.”

 

Con amor y respeto,

Ilona Mária Bánházi

Divider