Alice y Jan Ove

Alice y Jan Ove

Alice&JanOve

La historia de Jan

 

En abril de 2000, un compañero de trabajo me invitó a examinar una oportunidad de negocio. Mi época en la empresa de transporte y logística en la que trabajaba no daba más de sí, de modo que decidí darle prioridad a esta propuesta y acudir a una presentación comercial realizada por Carleric Lindstrom. La decisión de asistir a esta presentación fue la mejor que he tomado en mi vida. Tras tres horas y media, estaba entusiasmado con la oportunidad. Se abría una puerta a nuevas posibilidades.

 

Al día siguiente, firmé como distribuidor de Nu Skin y comencé la preparación para convertirme en ejecutivo. Cuatro meses más tarde, conseguí el título; y desde entonces soy ejecutivo. Este nuevo estilo de vida me ha proporcionado muchos buenos momentos, además de retos. Mi propósito era encontrar siempre las soluciones para continuar el camino hacia mis metas.

 

Una de las cosas más importantes que aprendí es que el conocimiento y la educación son factores clave a la hora de alcanzar tus metas. La educación para conseguir el conocimiento ha ido de la mano con nuestro proceso para alcanzar nuestras metas una tras otra. El conocimiento es como escalar una montaña: cuanto más alto llegas, más puedes ver y apreciar.

 

Esto ha creado unos cimientos sólidos sobre los que asentar y desarrollar nuestro negocio: conocimiento + fe + acción = resultado. En 2002, conocí a Alice; al año siguiente, nos convertimos en pareja y socios. Hemos hecho muchos nuevos amigos gracias a este negocio. Nuestro número de amigos se ha disparado en estos últimos años y el futuro se presenta extraordinario.

 

Como resultado del negocio de Nu Skin y del conocimiento que hemos adquirido a través de él, hemos hecho las cosas necesarias para conseguir una salud y un bienestar óptimos. Y todo esto está sucediendo porque estamos ayudando a otras personas. Sabemos que es solo el principio y esperamos los próximos años con curiosidad y optimismo. Como nos gusta decir: sé una parte activa en contribuir a que el mundo sea un lugar mejor para todo el mundo.

 

 

La historia de Alice

 

El 16 de marzo de 2002 estaba de vacaciones esquiando en Hemsedal, Noruega; fue allí donde me encontré con un completo desconocido: Jan Ove, quien más tarde se convirtió en mi pareja. Veíamos la vida de la misma manera: con pasión por la salud preventiva. Él ya era ejecutivo de Nu Skin® en aquella época.

 

El 26 de julio 2002, me convertí en distribuidora de Nu Skin®, entusiasmada por los increíbles efectos de sus productos en mi salud y aspecto. Desde 1979 y hasta entonces, había trabajado como enfermera colegiada. También decidí acudir a la convención que tuvo lugar en Salt Lake City, Estados Unidos, dos meses más tarde. Me impactó tanto que me cambió la vida para siempre. Al cabo de un tiempo, vi una oportunidad mucho mayor de ayudar a los demás a conseguir la libertad en tiempo, salud y economía. Sin saber mucho del negocio, sencillamente para recomendar estos extraordinarios productos a los demás, me convertí en ejecutiva en diciembre de 2002.

 

En otoño de 2004, tuvimos el privilegio de probar la eficacia del BioPhotonic® Scanner en el mercado de los suplementos. El resultado fue que en enero de 2005, el mes de su lanzamiento, cumplimos los requisitos para tener nuestro propio BioPhotonic® Scanner y ser uno de sus dos distribuidores en Noruega. ¡Qué herramienta para este mercado! Nuestro negocio creció con más rapidez si cabe, tanto que conseguimos el viaje a Malta y el Ruby Trip. ¡Qué inspiración!

 

Durante estos pocos años hemos invertido nuestro tiempo y dinero para asistir más o menos a todos los seminarios y convenciones celebrados en Noruega, Europa y Estados Unidos. Lideramos dando ejemplo. Ahora vemos los resultados de nuestro trabajo; y nuestros líderes que hicieron lo mismo han obtenido excelentes resultados. Cuando participas en los seminarios y las convenciones, desarrollas una gran confianza en ti mismo. Si otras personas de tu organización hacen lo mismo, la organización será fuerte y sólida. En nuestro viaje hemos pasado de ser ejecutivos al nivel Ruby y después de Emerald a Diamond, hasta llegar a ser Blue Diamond en la actualidad. Esto es así porque hemos ayudado a otros a iniciar su propio viaje para llegar a ejecutivos o más lejos.

 

Nos esperan días emocionantes, aunque para alcanzar este punto a veces ha sido duro; 2007 fue el año más difícil. Una tragedia personal privada que no podíamos comprender nos golpeó. Estamos superándolo porque siempre hemos desarrollado nuestra manera de pensar leyendo buenos libros y escuchando a personas que han tenido éxito. A lo largo de los años, esto ha creado cierta mentalidad que nos permite no rendirnos nunca. Si pudimos superar 2007, podemos afrontar cualquier cosa. Cuando termine el día, pregúntate si tienes la sensación de que has logrado una diferencia demostrada. Un último consejo: ve un paso más allá. Hoy, cada día, siempre.

Divider