Sabrina Grottoli

Sabrina Grottoli

sabrina-grottoli

Soy francesa pero llevo viviendo en Barcelona desde hace ya diez años.

 

La primera vez que escuché hablar de Nu Skin fue en Francia, durante unas vacaciones en casa de mis padres, ya que hacía poco les habían presentado la oportunidad y pensaron que sería perfecto para mi. Así que después de pasar algunas noches sin dormir por la ilusión que tenía con esto, dediqué el verano a investigar todo lo relacionado con la empresa, el mercado, el sector y sabéis qué? Todo lo que encontré era tan bueno que no me lo podía creer, todo era positivo. Me motivó mucho ver que podría desarrollar un negocio internacional sin barreras geográficas, de mano de una empresa norte-americana con un plan de compensación muy generoso y basado en la meritocracia. Y sí, es cierto que sonaba mucho como el "American dream", pero, en el fondo estaba deseando que algo así pasara en mi vida.

 

Por entonces yo trabajaba en marketing en una empresa puntera en su sector, y a pesar de estar bien allí, era consciente de que ya había alcanzado mi techo, de que no importaba lo mucho que me esforzara, ya que no podía subir o crecer más a nivel profesional. Y con la llegada fuerte de la crisis en España, veía todas mis ilusiones y ambiciones desvanecer poco a poco.

 

Así que teniendo en cuenta todo esto, me decidí sin dudarlo a emprender esta maravillosa aventura.

 

Empece armada con una ilusión imparable y una determinación inquebrantable capaz de romper mi primero obstáculo en el camino, una red de contactos más bien limitada en Barcelona.

 

Me repetía a mi misma siempre, nadie consigue éxito sin pasar por desafíos. Así que, con trabajo duro, constancia y perseverancia, fui cumpliendo los objetivos que me iba marcando en menos tiempo del que me daba de plazo a mi misma, y veía todos mis esfuerzos RECOMPENSADOS y RECONOCIDOS. Me convertí en Ruby el primer año justo después de ir a la convención de Nu Skin en Budapest, que fue increíble, y representó para mi un antes y un después. Mi viaje Ruby se quedo aplazado al año siguiente por la llegada de mi hijo, Marco. Mientras tanto pude consolidar mi organización y convertirme en Esmeralda. Poco después del Viaje Ruby, y con fuerzas renovadas, me convertí en Diamante.

 

La lista de cosas maravillosas que me han pasado desde que estoy en Nu Skin me han cambiado la vida, he conocido a un montón de gente increíble, tengo libertad para irme de viaje, y tiempo para disfrutar de mi familia.

 

He tenido la gran suerte también de colgar de personas de mi línea ascendente que me motivan e inspiran continuamente (Vanessa, Cecilia, Marga, Paz, Maite, Lars). Y a su vez, tengo un equipo de gente maravillosa que admiro mucho, y que tengo la suerte de poder llamar AMIGOS. Guiarlos para que trabajen en línea con los objetivos e incentivos de la compañía, ayudarlos a conseguir sus metas y ver como crecen es lo más satisfactorio que hay para mi.

 

Cuando parecía que las oportunidades eran muy escasas por no decir inexistentes en mi situación anterior, me apareció la mejor de las oportunidades el día que se cruzo Nu Skin en mi camino. Supe valorar lo que podría representar para mi y para las miles de personas que quiero tener en mi organización.

 

En los tres años y medio que llevo, he aprendido que si trabajas con determinación y constancia, consigues todo lo que te propones y más. Hay que creer en sí mismo y no ponerse barreras, por que desde luego que Nu Skin no conoce de barreras, ni límite, ni techo.

 

 

Mi objetivo para 2015 es doblar mi organización, ganar el bono estelar, el viaje a Miami y convertirme en Diamante azul sólido. Y por supuesto, seguir influenciando de manera positiva la vida de los demás.

 

Finalmente quiero agradecer a mis padres por su constante apoyo y por creer tanto en mi, y a mi pareja por estar siempre a mi lado y valorar todo lo que hago.

Divider