Laura M.

Laura M.

033015_LauraM_NuevaDiamante_web

Soy Laly Morales y nací en la ciudad de Mendoza, Argentina. Crecí en una familia de trabajadores comerciantes, donde siempre nuestros padres nos inculcaron el valor de tener una carrera universitaria a mis hermanas y a mí.Desde pequeña ví el esfuerzo de mis padres levantándose muy temprano para pagar nuestros estudios y las tres estudiamos carreras universitarias. Nunca nos faltó nada económicamente pero carecíamos de tiempo para compartir con nuestros padres. En el 2008 falleció una de mis hermanas y eso destruyó mi familia. Mis padres no pudieron superarlo nunca y con mi hermana más grande decidimos sacar adelante la familia y la felicidad de ellos. Si bien estudiamos y ejercimos nuestras profesiones, nada nos reconstruyó nuestros sueños.

 

Siempre soñé con formar una familia y disfrutar el tiempo. En el 2013 mi mamá falleció y eso me hizo valorar el hombre que tenía como padre. Fue muy duro seguir adelante con tantas tristezas. Nada me frenaba para regalarle a mi papá una vejez más feliz. En julio del 2014 conocí Nu Skin de una forma muy particular. Me llamó un amigo de otra ciudad para decirme que íbamos a ser millonarios y viajar por todo el mundo cada seis meses. Era una locura. Me visualicé haciéndolo. Llegué a mi casa muy emocionada, hablé con mi papá y le afirmé que si este negocio era real, nos iba a cambiar la vida para siempre. Todos me trataron como loca, menos él. Fue mi apoyo y mi sostén.

 

Cuando inicié esto en agosto trabajaba 12 horas diarias de kinesióloga y dos horas hacía el negocio. En un mes me hice ejecutiva y la felicidad de lograrlo sola, en una ciudad sin sistema me llevó a animarme a dejar la mitad de mi jornada laboral y hacer más horas esto que me motivaba mucho. Mi papá se enfermo en septiembre y en 20 días falleció. Tenía dos opciones. Llorar de por vida la tragedia familiar que con 24 años me tocó vivir o TOMAR LA DESICIÓN DE SER FELIZ. A los tres días viajé a Rosario, donde se encuentran mis uplines y hablé con ellos para organizar un plan de acción. Mi equipo en Mendoza me necesitaba, mi vida necesitaba dar un giro y yo sabía que esta era la mejor opción. Volví, renuncié a mi trabajo convencional y tomé el negocio como un estilo de vida. Sin excusas.

A los pocos días logré hacer mi primer ejecutivo. Y empezaron los resultados. Cada día me despertaba y hacía un plan de acción. No terminaba mi día sin terminarlo. Ayudaba a todos mis amigos a que lleguen a sus metas y salir adelante mirando el éxito juntos. Al siguiente mes me hice lápis. Mi tercer mes del negocio entendí el sistema y logré mi rubí. Por inercia la gente me felicitaba y yo a ellos. Creamos una sinergia de aprendizaje y acción. Hoy, llevo 8 meses y soy Diamante. Estoy motivada, agradecida y comprometida a mostrarle esto a cada una de las personas que me acompañaron en mi historia de vida. Nu Skin no es reclutar gente. Nu Skin se trata de ayudar a cada una de las personas a crecer y reconocer sus habilidades.

No tengo más que palabras de agradecimiento a los Giordano’s team, que lideran con el ejemplo y son los mejores maestros para este sistema en Argentina. Jorge y Rebeca Matiacich, que me acompañan en el día a día a soñar bien alto y sentirme merecedora de esto. Y por sobre todas las cosas a mis patrocinadores, Sara y Ramiro Gallo que me inspiran a ser feliz, a crecer sin límites e impactar en todas las personas.

Esto recién empieza. No hay más tiempo para desperdiciar. Ser exitoso no es un proceso, es una desición. Y yo el día que conocí esta empresa decidí serlo, y para siempre.

Gracias a todo el corporativo de la compañía que están en cada detalle.  Mi agradecimiento a los gerentes de cuenta Edwin, Tricia y Geni.

Gracias Mendoza.

 

Gracias Magenta Team.

Divider